Cocina

A BAJA TEMPERATURA

La baja temperatura es una técnica que consiste en cocinar con temperaturas entre los 50º y los 100º C.

Cocinar a baja temperatura permite:

preservar mejor el sabor original de los alimentos

mantener todas sus propiedades nutritivas

conseguir unas texturas sorprendentes

El secreto reside en una relación adecuada entre el tiempo y la temperatura de cocción.
Así conseguimos que los puntos de las diferentes elaboraciones sean siempre iguales.
cazuela

BENEFICIOS

DE LA COCINA A BAJA TEMPERATURA

Cocciones muy precisas:

Exactitud a la hora de cocinar gracias al control del tiempo y de la temperatura.

Así alcanzamos el punto óptimo de cocción y evitamos sobrecocer los alimentos y echar a perder sabor, textura y cualidades nutricionales.

Texturas Increíbles:

Mediante las cocciones suaves, los alimentos retienen mejor los jugos y conseguimos enternecer su carne sin perder su sabor original.

Sabores Originales, alimentos saludables:

Medidante este método de cocción preservamos las cualidades nutricionales de los alimentos porque evita que se pierdan los nutrientes más sensibles a las altas temperaturas.

 

Si, además, cocinamos al vacío productos como las verduras, al no tener que añadir agua a la cocción, sus sales minerales y vitaminas, así como de su sabor, no se diluyen en el agua, lo que también evita añadir sal, ya que las verduras quedarán sazonadas naturalmente.